¿Teletrabajar desde casa o ir a la oficina? Una cuestión de postura

Durante el confinamiento hemos tenido que adaptar muchos momentos de nuestro día a día a estar en casa. Hemos irradiado creatividad: verdaderos conciertos por las ventanas, videollamadas para tomar algo con tus amigos con un pincho más que generoso, o retos en los que, por ejemplo, representaciones fotográficas de obras como “La Joven de la Perla”, “La Lechera” o “El Grito” se convierten en lo más cercano a un museo que existe.

En lo relativo al teletrabajo… eso sí que fue verdadera adaptación: el comedor, la cocina o el escritorio de los niños se convirtieron en los sustitutos de la oficina. Hemos cambiado el café de media mañana por un paseo del “despacho” a la cafetera, y el uniforme adecuado pasó de ser integral a parcial, de cintura para arriba.

Y con todo esto, ¿qué venimos a contaros? Es sencillo, cuando estás trabajando (ya sea en casa o en la oficina) ¿te paras a pensar en tu postura?

La higiene postural se basa en la correcta posición del cuerpo durante actividades que realizamos a lo largo del día (barriendo, cogiendo cosas, levantándonos, etc.). Hoy te vamos a dar los puntos clave para que no existan dolores de espalda por hacer tu trabajo:

  • La silla ideal es en la que a todos los niños les encanta jugar: acolchada, giratoria y con respaldo.
  • La altura del asiento debe permitirte apoyar el 100% de la planta del pie.
  • Un soporte en los pies para elevarlos hará que estés más cómodo.
  • La postura seguro que te la sabes: sobre los glúteos y con la espalda totalmente apoyada en el respaldo (pon un cojín si lo necesitas).
  • Intenta que haya una línea horizontal entre tus ojos y la pantalla, evitando doblar el cuello: es conveniente que sea de un brazo más o menos (40/50 cm).
  • ¿A que no sabías que apoyando la muñeca en la mesa cuando usas el ratón puedes generar una lesión en el túnel carpiano? Para evitarlo utiliza una alfombrilla de ratón con acolchado para esa parte de la mano.
  • Levántate de vez en cuando para estirar las piernas y cambia de postura cada 45 minutos.

Gracias a estos consejos tu cuerpo va a notar muchos cambios como la mejora de la postura general o en el funcionamiento del sistema circulatorio y respiratorio. Si aun así tienes cualquier tipo de dolor muscular, desde el área de fisioterapia de nuestro centro integral de Bienestar y Salud, estaremos encantados de, como siempre, cuidarte. No podemos teletrabajar por ti ni cambiarte a tu jefe, pero sí hacértelo un poco más fácil

Salud Mental en tiempos de pandemia: no eres culpable

¿Tienes claros cuáles son los síntomas del COVID- 19? Probablemente a esta pregunta nos contestes con una amplia gama de síntomas, desde aquellos divulgados por autoridades sanitarias, hasta los que te dice tu amigo, que le comentó su primo que leyó en un artículo de Facebook. Pero y si ahora te pregunto cuáles son los síntomas de la ansiedad y cómo actuar ante ellos, ¿sabrías cómo contestar?

Este sábado 10 de octubre es el día de la Salud Mental, por eso hoy queremos centrarnos especialmente en las emociones y ayudarte a entenderlas, ya que sentir miedo, frustración, ira o incertidumbre es algo inevitable frente a la situación que estamos viviendo. Pero eso no significa que no existan pautas con las que puedas afrontar mejor tu día a día.

No te pierdas ninguna de las recomendaciones que te traemos desde el área de Psicología de nuestro centro integral de Bienestar y Salud:

  • Que las llamadas con tus amigos sean una parada obligatoria.
  • Implícate con tu familia. Comparte sensaciones y necesidades para lograr una solución conjunta.
  • Respira y dale a cada circunstancia un momento. ¡Avanzaremos!
  • Las fuentes oficiales siempre son la mejor opción.
  • Cuídate, crea rutinas saludables y dedícate tu tiempo para afrontar mejor lo que vendrá.

Pon en práctica todos estos consejos y nunca olvides que, aunque las emociones son algo que a veces se escapa a nuestro control, combatir esa impresión está en nuestra mano. El primer paso es identificarlas.

Por una parte, encontramos aquellas emociones que nos molestan, desbordan o tienen un impacto negativo en nosotros. Las detectamos con síntomas físicos (taquicardias, mareos, sensación de malestar en el estómago…), emocionales (agobio, miedo, inseguridad, vacío…), conductuales (exceso o falta de energía, bloqueo, impulsividad…) o sociales (dificultades para expresarse o seguir la conversación, verborrea…) que nos hacen saltar la luz de alerta.

Sin embargo, también existen sensaciones positivas como el orgullo o la alegría, que forman parte de nuestro bienestar. En este sentido, es importante tener en cuenta aquellas emociones que a priori podrían parecer negativas pero que, en realidad, pueden generar una respuesta positiva, como por ejemplo el estrés, que te ayuda a reaccionar ante un peligro y a actuar de forma más responsable y cuidada.

Una vez reconocidos nuestros sentimientos, es momento de externalizarlos: expresa lo que tienes en un entorno en el que te encuentres cómodo. En García e Lestón estamos preparados para escucharte y crear un ambiente en el que te sientas libre y apoyado para luchar contra aquello que no te deja avanzar.

Y es que, si hay algo que debemos tener claro hoy y siempre, es que en la Salud Mental la primera lucha es contra los estereotipos y la estigmatización. Recuerda que no eres culpable en absoluto de lo que estás sintiendo y que los pensamientos que se te vienen a la cabeza son previsibles ante una situación de este tipo. Del mismo modo que el resto de áreas de nuestro centro integral están para ayudarte a recuperar tu bienestar, también la Psicología jugará un papel definitivo en este nuevo camino que empiezas.

 

Entrenamiento personal: razones para empezar hoy mismo

¿Eres de los que le temen al mes de septiembre porque siempre llegas a él cargado de buenas intenciones que, no nos engañemos, nunca cumples? Pues entonces hoy tenemos dos noticias: la buena, que septiembre ya ha quedado atrás; la mala, que esos deberes siguen sobre la mesa, así que no los arrastres hasta el próximo año y toma las riendas de tu vida hoy mismo.

Para ayudarte a dar ese paso, hoy te traemos tres motivos por los que, al acabar de leer este post, deberías descolgar el teléfono y reservar una cita con nosotros:

 

  1. Es el complemento perfecto a los nuevos hábitos. Sabemos que te ha costado desterrar esa costumbre tan peligrosa de las cañas veraniegas y que volver a coger la rutina deportiva no ha sido nada fácil, así que ¿por qué no le das a tu cuerpo y tu mente esa recompensa que merecen con un entrenamiento individual focalizado exclusivamente en tu caso?
  2. Disfruta de los objetivos cumplidos… y de marcarlos tú mismo. Olvídate de los atajos o del camino que otros deciden por ti y elige tus propias metas. En nuestro equipo encontrarás el aliado perfecto a esa pérdida de peso que se te resiste, a esa media maratón que está en el listado de tareas pendientes para 2020 o a esa primera experiencia en el triatlón. Aquí tú eres el protagonista y nosotros te acompañamos a cumplir tus sueños.
  3. Libera tensiones en una vuelta al cole atípica. Tener tiempo para ti mismo y para cuidarte es ahora más importante que nunca tras este año tan convulso que arrastramos. ¿Cuántas veces pensaste durante el confinamiento que tenías que darle un vuelco a tu vida? Pues de la mano del entrenamiento personal puedes lograrlo, ya que este apoyo será clave para que adquieras nuevas costumbres y que tus esfuerzos no se vean lastrados por malas posturas o ejecuciones incorrectas.

 

En definitiva, se trata de que te cuides y de que protejas, ante todo, tu bienestar. Es cierto que conseguirlo no siempre resulta fácil, pero en nuestro concepto único de Arteixo hemos reunido en un mismo espacio a profesionales de cuatro disciplinas (fisioterapia, nutrición, psicología y entrenamiento personal) que son fundamentales para ello. ¿Empiezas hoy o vas a dejar que llegue otro septiembre más sin tomar el timón de tu vida?

 

 

Que el tentempié o la merienda no sean un pecado

¿A quién no le ha acechado en más de una ocasión la gula? Las prisas por salir rápido de casa, un ritmo frenético en el trabajo, las actividades extraescolares de los niños… nada de eso puede ser una excusa para cometer errores en nuestra dieta.

Como siempre te decimos, no hay dos personas iguales, por lo que nuestra nutricionista Eva González te plantea aquí varios bloques de alternativas que abrirán tu apetito y, por supuesto, te ayudarán a adquirir hábitos saludables. No importa si eres de dulce o de salado, aquí encontrarás tu solución.

 

Empecemos por reconocer que a nadie le amarga un dulce, pero saber cuál elegir es lo que marcará la diferencia. Por ejemplo, si eres fan del chocolate escoge aquellos que tengan el mayor porcentaje posible de cacao y no dudes en combinarlo con fruta, yogur o frutos secos. Si lo que quieres es echar mano de la repostería, quédate siempre con la casera y que no incluya azúcares ni edulcorantes. ¿Qué tal si pruebas galletas de plátano y avena, un bizcocho de plátano o manzana o una tarta de zanahoria? ¡Las combinaciones son infinitas!

Un clásico de la media mañana o de la media tarde es, por supuesto, la fruta. Pero ¿cómo es mejor comerla? Pues toma nota: siempre mejor con piel. Los chips de manzana o de plátano o el aguacate son buenas alternativas para zanjar de raíz esa sensación de hambre entre comidas. Sin embargo, si lo que prefieres son los frutos secos, evítalos fritos o salados y quédate con los tostados o, mejor todavía, al natural. Y, cómo no, no te olvides de los encurtidos como pepinillos, cebollitas o zanahorias, o las hortalizas cortadas en bastones, como la zanahoria, el pimiento o el calabacín.

Pero si hay un rey de las meriendas de toda la vida ese es el bocadillo, así que tampoco lo vamos a dejar fuera de nuestras recomendaciones. Para hacerlo, opta siempre por pan de panadería y evita baguettes o pan de molde; y, como lo importante siempre está en el interior, vamos allá con lo que puedes incluir: jamón cocido extra o serrano, huevo cocido, lechuga y tomate, aguacate aplastado, plátano con crema de cacahuete…

 

Da igual el momento del día en el que hayas leído esto. Sabemos que te hemos abierto el apetito, pero más importante que eso es que hayamos despertado en ti el gusanillo de aprender a cuidarte. No lo dudes más y adéntrate en un estilo de vida nuevo 100% saludable gracias a los profesionales de nuestro centro integral.

Hombro luxado: devuelve todo a su lugar

Seguro que en esta vuelta al trabajo después de las vacaciones, tu jefe te ha dicho que tocaba arrimar el hombro o quizás tú mismo se lo hayas pedido a tu familia para sobrellevar mejor este mes de septiembre tan atípico que -por fortuna- ya miramos casi de reojo. Pero, más allá de frases hechas, ¿sabes cómo afrontar un hombro luxado?

 

Empecemos por el principio, como nos gusta hacer a nosotros: la articulación del hombro está compuesta por tres huesos, que son la clavícula, el omóplato y el húmero. La parte superior de este último tiene forma de bola y va engarzada en el propio hueco del omóplato, por lo que la luxación se produce cuando esta parte circular se mueve de su lugar original. En función del grado de desplazamiento, hablamos de una luxación parcial (solo se sale en parte), mientras que es total si pierde por completo su posición primitiva.

 

Al igual que ocurre en tantas otras lesiones, no existe una causa única, ya que la luxación puede venir motivada tanto por lesiones deportivas como por caídas sobre el hombro o brazo extendido o por accidentes, entre otros factores. Sea cual sea la razón, sabrás que tienes un problema cuando notes un dolor severo de hombro, dificultades para mover tu brazo o entumecimiento y debilidad.

 

El primer paso en el tratamiento médico suele incluir una reducción cerrada, a lo que seguirá el uso de un cabestrillo y, posteriormente, la rehabilitación. La atención que prestes a esta parte de tu cuerpo en esta última etapa será un factor crítico para evitar que una recaída te devuelva a los intensos dolores iniciales o, incluso, que tu luxación original acabe derivando en una fractura de clavícula.

 

En este punto, la fisioterapia se convertirá en tu mejor aliada, ya que con esta disciplina podrás retomar el movimiento de la extremidad lesionada sin operaciones bruscas. El apoyo que te podemos prestar desde García e Lestón te ayudará a realizar ejercicios progresivos de las articulaciones adyacentes, que después continuaremos con sesiones de balanceo y, ya en el último momento, nos centraremos en un trabajo de refuerzo muscular. Además, te enseñaremos cómo llevar a cabo por tu cuenta ejercicios de hombros que impidan que pierdas movilidad en esta articulación y, al mismo tiempo, que puedas seguir reforzando tu musculatura.

 

Como fiel lector de nuestro blog seguro que ya sabes que desde hace unas semanas en Arteixo hemos impulsado un concepto integral de bienestar en el que, junto a la fisioterapia, encontrarás el servicio de entrenamiento personal, clave para que puedas afrontar tu vuelta al deporte con todas las garantías y beneficiándote del diálogo y el trabajo conjunto de nuestros profesionales.

 

No dejes que un mal tratamiento o un enfoque incorrecto agrave tus lesiones y confía en nosotros para devolverte -a ti y a tu hombro- a vuestro mejor punto.

Psicología: Cómo puedes afrontar la vuelta al cole tras el COVID-19

La vuelta al cole tras la pandemia ha llegado y sí, lo sabemos, sabemos que hoy seguramente haya sido un día duro, tanto para vosotros y vosotras, como padres y madres, como para los y las peques de la casa. Se trata de una vuelta al cole extraña y peculiar, la situación ha cambiado y las circunstancias también, pero ojo, esto no tiene por qué convertirse en un martirio familiar. Enfocar la situación, contextualizarla y apoyar a tus hijos con un dialogo fluido e información puede ayudar mucho a superar esta nueva etapa que se abre. Hoy, desde nuestra área de Psicología de García e Lestón y de la mano de Natalia García, queremos poner un poco de luz para facilitaros este proceso. Presta atención a los siguientes consejos y toma nota:

En primer lugar y con una importancia fundamental, pues sobre esto girará todo lo demás, está el diálogo. Hablar con tus hijos o hijas de una forma adecuada a su edad y con claridad sobre la situación, el contexto actual, o sus sentimientos, les ayudará a comprender qué es lo que está pasando o qué es lo que están sintiendo, pues en la coyuntura en la que nos encontramos pueden llegar a tener sentimientos contradictorios como la emoción y la alegría por comenzar o el miedo o la ansiedad por la situación. Hazles ver que entiendes cómo se sienten y ayúdales a que se sientan seguros.

También será importante enseñarle unas nuevas pautas a seguir en aspectos como la higiene o las relaciones sociales. Teniendo siempre presente que son niños y que la interacción con compañeros o profesores es necesaria para su desarrollo, debemos explicarles cómo tienen que ser de ahora en adelante. Explicarles de forma clara las limitaciones existentes y normalizarlas será la clave.

Establece unas pautas sencillas y claras sobre cómo actuar de forma segura y correcta ante diversas situaciones cotidianas con las que se puedan encontrar, esto les ayudará a sentirse seguros y con confianza en su día a día.

En ese diálogo y conversaciones que debes entablar con tus hijas o hijos no solo es importante lo que digas, tan importante como esto es que los escuches. Entenderles y hacerles ver que así es mientras comprendes lo que sienten les hará sentir que están acompañados en este proceso.

Y, por supuesto, no puedes descuidar el plano más “sanitario”, pues además de la lucha con la parte más mental y emocional de la pandemia, también es fundamental combatir la propia enfermad. Prepara un Kit COVID para tus hijos en el que se incluya todo lo necesario: mascarillas, funda para esta y gel hidroalcohólico si su edad y madurez lo permite.

Recuerda que esta vuelta a clase no tiene por qué ser algo negativo y refuerza esa idea en ellos pues, si no existe ningún percance, aprenderán a afrontar las situaciones y asumirán su parte de responsabilidad. Aprovecha para acercarte más a ellos y compartir esta experiencia con cariño y comprensión. En el área de Psicología de García e Lestón estamos preparados para ayudarte en este proceso si lo necesitas. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para solicitar información.

 

 

 

 

 

Entrenamiento personal con supervisión fisioterápica, una combinación ganadora.

Hoy no nos andaremos con rodeos. ¿Quieres saber los motivos por los que ya deberías estar practicando deporte bajo la supervisión de un entrenador personal? Y no solo eso: ¿quieres saber por qué la supervisión inicial por parte de un fisioterapeuta, tanto de tu estado como de tu rutina, puede reportarte tantos beneficios? Pues atentos, porque hoy, en nuestro blog, no te quedarás con ninguna duda.

¿Por qué practicar deporte bajo la supervisión de profesionales?

En primer lugar y muy importante: por la exclusividad. El hecho de tener a un profesional (entrenador) a tu disposición te permitirá realizar los ejercicios que mejor se adapten a ti. El experto te conocerá, sabrá tus puntos fuertes, tus puntos débiles, en qué puedes mejorar y cómo te podrías hacer daño. Y, por si esto fuera poco, en nuestro centro también estará al tanto el equipo de fisioterapeutas y la realización de cada uno de los ejercicios será supervisada, por lo que el riesgo de lesión se minimiza al máximo.

¿Cuántas veces has intentado practicar deporte y has terminado frustrado por no obtener los resultados deseados? En esta pregunta reside otro de los grandes beneficios: la eficacia y eficiencia del entrenamiento. Con la supervisión de un experto tus rutinas irán acordes con tus objetivos, se acabó el ir rebotando entre planes de entrenamiento, ahora estarás seguro de que lo que estás haciendo es lo correcto.

Y otra de las preguntas que te harán verlo por ti mismo es: ¿cuántas veces has faltado a tu entrenamiento por falta de motivación? El entrenador personal no solo te guiará, será tu compañero, te ayudará a ver los beneficios, te apoyará y te aportará la confianza que necesitas para ponerte la ropa de deporte y empezar a sudar. Con él en tu camino, tu horizonte solo será superar tus límites.

Cumple tus objetivos de forma segura. El entrenador y, en el caso de nuestro centro, también el fisioterapeuta, conocen tus límites, a dónde puedes llegar y a dónde no. Con esos datos en la palma de la mano podrás exprimir tus capacidades al máximo de una forma totalmente segura.

Y, como no podría ser de otro modo, el entrenador se adaptará a tus circunstancias. La flexibilidad entendida como lo que es y no como un “libre albedrío” facilitará tu proceso de mejora continua sin llegar a agotarte mentalmente en el intento. Y no, no es algo banal, pues en multitud de ocasiones los deportistas se rinden al ver que no son capaces de organizar sus planes de entrenamiento con flexibilidad.

Nuestro Centro Integral de Salud y Bienestar García e Lestón Fisioterapeutas de Arteixo será el lugar donde encuentres, junto a nuestro equipo, todos esos beneficios. ¿A qué estás esperando para empezar ese camino de mejora con el mejor asesoramiento y profesionalidad? Te esperamos para empezar a sudar.

Sigue estos TIPS y crea una ensalada perfecta

Seguro que en más de una ocasión, ante la duda de cómo preparar una ensalada perfecta, te has preguntado qué puedes o qué no puedes añadir a una ensalada para que siga siendo saludable y que, al mismo tiempo, esté deliciosa. En el blog de esta semana te enseñaremos a crear ensaladas completas, variadas y con buenos ingredientes. Por supuesto, se trata de una explicación genérica, por lo que el tamaño de las raciones y las cantidades variarán en función de las necesidades nutricionales de cada persona. Despídete ya de la tradicional “lechuga, tomate y cebolla” y vamos al lío: saca papel y boli y anota los siguientes “tips” para convertirte en todo un profesional de las ensaladas.

 

  1. Pon una buena base de vegetales: estos te aportarán saciedad ya que son alimentos ricos en fibra, con alta densidad nutricional y que, además, contienen pocas calorías.
  2. No te olvides de la proteína: dentro de la proteína saludable podrás encontrar alimentos como las olvidadas legumbres, la carne, el pescado, los huevos y los lácteos. Aportarán sabor y, al igual que los vegetales, aumentarán la saciedad de tu plato.
  3. Añade un puñado de cereales y/o frutos secos y semillas: los cereales y tubérculos son una saludable fuente de energía gracias a su contenido en hidratos de carbono. Los frutos secos y semillas son ricos tanto en grasas saludables como en proteína. Las semillas han de ser utilizadas correctamente si se quieren aprovechar sus nutrientes.
  4. Elige un buen aliño: sí, el aliño puede ser la “salsa de la vida”, así que, a partir de buenos ingredientes, incorpora alguno de los aliños que te presentamos.
  5. Usa productos frescos y de temporada: prioriza los alimentos frescos a los procesados y, a ser posible, de proximidad y de temporada. También hay alternativas de algunos alimentos enlatados, en bote o congelados, que incorporan muy buenos ingredientes y son una alternativa que nos puede facilitar el disfrutar de una buena comida sin invertir demasiado tiempo.
  6. Cuanta más variedad de alimentos y colores mejor: como ya os hemos dicho, en la variedad está el gusto y es que con ello no solo haremos que nuestra ensalada se vea mejor, sino que también contribuirá a un mayor aporte de los distintos macronutrientes (hidratos de carbono, proteína y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales) que necesitas para cubrir las necesidades diarias.
  7. Lava o higieniza bien los vegetales antes de consumirlos: esto es importante para eliminar impurezas y parte de algunos pesticidas u otras sustancias hidrosolubles utilizadas en su producción. Puede realizarse con agua o con lejía alimentaria.

 

No hay excusa, comer bien, sano, fresco y, por qué no, divertido es muy fácil y de la mano de nuestra nutricionista, Eva González, te lo ponemos en bandeja: el aliño es cosa tuya. Visita nuestro Centro Integral de Salud y Bienestar García e Lestón Fisioterapeutas en Arteixo y descubre lo maravillosa que puede ser la nutrición cuando sabes cómo hacerlo.

Terapia Miofascial: ¿qué es y para qué se utiliza?

Seguro que esta semana has entrado a nuestro blog con cara de no enterarte de nada, pues el nivel de desconocimiento popular acerca de la Terapia Miofascial y del tejido llamado fascia, por desgracia, es enorme. Y no, esto no es porque se trate de un elemento de nuestro cuerpo con poca importancia, pues juega un papel fundamental en nuestra composición y estructura corporal. Pero como siempre… ¡empecemos por el principio!

 

¿Qué es la fascia?

 

La fascia es un tejido que se encuentra por todo nuestro cuerpo y se encarga de envolver los músculos, huesos, articulaciones, estructuras nerviosas y órganos, consiguiendo que todo esté en su sitio y dando forma a nuestra composición. La fascia se divide en diferentes partes ayudando además a separar los diferentes conjuntos de nuestro cuerpo.

La fascia tiene un contenido elevado de colágeno y es precisamente por ello por lo que esta puede sufrir un endurecimiento o acortamiento produciendo alteraciones en tu cuerpo que derivarán en una limitación de la movilidad con su consecuente aparición de dolor, a lo que llamamos síndrome miofascial.

 

Podemos identificar el síndrome miofascial por ser un dolor regional que estará localizado en un músculo en concreto o grupo muscular, es identificable cuando lo palpamos y el centro de este dolor lo encontraremos en el Punto Gatillo. Este puede producirse por una sobrecarga en la zona o por microtraumatismos que se dan de forma repetitiva.

¿Cómo podemos solventar este problema?

 

Pues, como siempre, gran parte de la importancia reside en tener una buena valoración inicial que consiga identificar al detalle tu patología. Un buen diagnostico será sinónimo de un tratamiento acertado.

 

La liberación o inducción miofascial es el tratamiento que podríamos definir, de un modo muy sencillo, como una terapia manual basada en largos, suaves y pausados estiramientos que buscan relajar la musculatura y la fascia con el objetivo de mejorar e intentar liberar las restricciones existentes en el tejido. Con este tipo de intervenciones se consigue tratar a los pacientes desde una perspectiva global, relacionando en muchas ocasiones un problema local con el resto de las estructuras del cuerpo.

 

Es precisamente por este aspecto integral y global por lo que, tanto en nuestra sede en A Coruña como en nuestro Centro Integral de Salud y Bienestar García e Lestón de Arteixo, consideramos tan importantes este tipo de terapias que buscan el origen de las molestias en el cuerpo entendido como un todo.

|Psicología| Cómo afrontar los cambios provocados por el COVID-19 con lxs niñxs

En estos últimos seis meses el mundo ha cambiado mucho, hecho del que todos, en mayor o menor medida, nos hemos percatado. Y seguro que si tienes niños o niñas en casa habrás notado que ellos no son menos. Cambios en su rutina, en las formas de comportarse en público, cambios escolares o incluso la pérdida de algún ser querido son situaciones que probablemente los y las peques hayan tenido que afrontar recientemente, pero, ¿son ellos y ellas capaces de asimilar estos cambios del mismo modo que los adultos?

Lo cierto es que muchos niños y niñas han podido verse afectados por todos estos cambios y esos largos meses en casa llegando incluso a desarrollar cuadros de ansiedad. Ante estas situaciones es conveniente detectarlas a tiempo y actuar sobre ellas para intentar minimizar siempre las posibles consecuencias. Pero… ¿cómo podemos detectar esas señales para ponerle remedio cuanto antes?

 

Algunas de las señales que podrían dar la voz de alarma ante un caso así las podemos encontrar en ellos mismos. Si sienten miedo a estar separados de sus padres, o presentan continuamente síntomas de pequeñas enfermedades como dolores de cabeza, de tripa… podríamos estar ante un primer aviso. Otros de los síntomas que no debemos dejar pasar se puede dar cuando nuestro niño o niña rechaza ir a sitios a los que iba frecuentemente, muestra bloqueo ante situaciones cotidianas o simplemente no habla. Alteraciones en sus costumbres de sueño o hambre también pueden estar alertándonos de algún tipo de cuadro de ansiedad.

Y entonces… ¿Qué debemos hacer?

 

Lo primero es mantener la calma, al fin y al cabo, son procesos relativamente normales ante una situación tan compleja como la que vivimos. A pesar de que un primer lugar lo que deberías hacer es hablarle y hacer que entienda que lo que le sucede es algo común y esperable, lo más recomendable es visitar siempre a un o una profesional de la psicología pues estos son los que sabrán evaluar el caso, ver en que fase se encuentra, construir soluciones y buscar, con terapia, superar esas dificultades.

En una era en la que la que, probablemente derivado del tabú que supone la salud mental en España, la venta de ansiolíticos se ha disparado, conviene tratar los problemas con serenidad, con naturalidad y profesionalidad con el fin de buscarle la solución más sostenible en el tiempo en lugar de paliar los síntomas.

 

En el área de psicología del Centro Integral de Salud y Bienestar García e Lestón de Arteixo, disponemos de profesionales de la psicología especialistas en intervención familiar que podrán ayudarte con tu caso. No dudes en ponerte en las mejores manos.