Que el tentempié o la merienda no sean un pecado

¿A quién no le ha acechado en más de una ocasión la gula? Las prisas por salir rápido de casa, un ritmo frenético en el trabajo, las actividades extraescolares de los niños… nada de eso puede ser una excusa para cometer errores en nuestra dieta.

Como siempre te decimos, no hay dos personas iguales, por lo que nuestra nutricionista Eva González te plantea aquí varios bloques de alternativas que abrirán tu apetito y, por supuesto, te ayudarán a adquirir hábitos saludables. No importa si eres de dulce o de salado, aquí encontrarás tu solución.

 

Empecemos por reconocer que a nadie le amarga un dulce, pero saber cuál elegir es lo que marcará la diferencia. Por ejemplo, si eres fan del chocolate escoge aquellos que tengan el mayor porcentaje posible de cacao y no dudes en combinarlo con fruta, yogur o frutos secos. Si lo que quieres es echar mano de la repostería, quédate siempre con la casera y que no incluya azúcares ni edulcorantes. ¿Qué tal si pruebas galletas de plátano y avena, un bizcocho de plátano o manzana o una tarta de zanahoria? ¡Las combinaciones son infinitas!

Un clásico de la media mañana o de la media tarde es, por supuesto, la fruta. Pero ¿cómo es mejor comerla? Pues toma nota: siempre mejor con piel. Los chips de manzana o de plátano o el aguacate son buenas alternativas para zanjar de raíz esa sensación de hambre entre comidas. Sin embargo, si lo que prefieres son los frutos secos, evítalos fritos o salados y quédate con los tostados o, mejor todavía, al natural. Y, cómo no, no te olvides de los encurtidos como pepinillos, cebollitas o zanahorias, o las hortalizas cortadas en bastones, como la zanahoria, el pimiento o el calabacín.

Pero si hay un rey de las meriendas de toda la vida ese es el bocadillo, así que tampoco lo vamos a dejar fuera de nuestras recomendaciones. Para hacerlo, opta siempre por pan de panadería y evita baguettes o pan de molde; y, como lo importante siempre está en el interior, vamos allá con lo que puedes incluir: jamón cocido extra o serrano, huevo cocido, lechuga y tomate, aguacate aplastado, plátano con crema de cacahuete…

 

Da igual el momento del día en el que hayas leído esto. Sabemos que te hemos abierto el apetito, pero más importante que eso es que hayamos despertado en ti el gusanillo de aprender a cuidarte. No lo dudes más y adéntrate en un estilo de vida nuevo 100% saludable gracias a los profesionales de nuestro centro integral.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *