Fisioterapia y Coronavirus.

Quizá con estas últimas semanas te haya preocupado el hecho de acudir al fisioterapeuta debido a la creciente expansión del COVID-19, pero en el blog de esta semana te contamos por qué es seguro acudir a nuestra clínica en medio de esta tormenta si la sesión no se puede posponer.

Si bien es cierto que la recomendación de las autoridades es quedarse en casa y posponer las sesiones para así evitar los contagios, nos podemos encontrar con una situación en la que la visita al fisioterapeuta sea ineludible, ya sea por el dolor existente o por evitar un receso en un proceso de rehabilitación con la consiguiente pérdida de los avances conseguidos. De cualquier modo, cada caso se evaluará de forma individual a fin de tomar una decisión lo más acertada posible. Asimismo, desde García e Lestón Fisioterapeutas siempre nos aseguraremos de que los pacientes no tengan fiebre, ni tos ni resfriados y, por supuesto, se tomarán siempre las medidas pertinentes como: evitar tocar ojos, nariz, boca y alrededores, aumento de las medidas antisépticas en cualquier ámbito, evitar que los pacientes coincidan en la sala de espera en la mayor medida, desinfección de camillas y todo el material entre sesiones, ventilación de las salas. Por supuesto, todas aquellas sesiones de fisioterapia con pacientes que tengan síntomas de enfermedad respiratoria serán pospuestas.

Si este es tu caso, hoy queremos tranquilizarte contándote todos los protocolos de seguridad e higiene que seguimos para que ese miedo o temor desaparezca de un plumazo.

Durante las sesiones y con cualquier paciente que asista se llevarán a cabo las labores de higienización exhaustiva de manos, los protocolos de tos, la mascarilla de ser necesario y el establecimiento de una distancia prudente. Y en el caso de trabajar con pacientes sospechosos la utilización de equipos de protección FFP2 y FFP3 si el procedimiento genera aerosoles.

En cuanto a la higiene de manos, siempre se llevará a cabo las veces que fuera necesario. Sin lugar a duda: antes de tocar a un paciente, antes de iniciar una esterilización, después de riesgo por contacto con fluidos, después de tocar a un paciente y después de tocar cualquier superficie.

Vivimos momentos en los que la colaboración de todos es fundamental, esperamos volver a disfrutar de nuestro trabajo cada día cuanto antes y, con tu ayuda y la de todos, seguro lo conseguimos.

Gracias a todos por vuestra comprensión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *