Multiplica tu experiencia de natación en aguas abiertas

Todos sabemos que la natación es uno de los deportes más completos que existen y que reporta múltiples beneficios a nuestra flexibilidad, nuestro sistema respiratorio, nuestra condición física y nuestra musculatura. Una disciplina a la que si además le añadimos el majestuoso poder de la naturaleza tendremos en la coctelera uno de los deportes más duros a los que nos podemos enfrentar. Un deporte que muchos de nuestros pacientes ya practican con frecuencia, la natación en aguas abiertas.

Y es que, en este tipo de natación intervienen una cantidad de elementos que no te lo van a poner nada fácil… Las olas, las mareas, las corrientes, el frío, el viento y, en caso de utilizarlo, el neopreno. Si bien es cierto que esta prenda puede ser tu gran aliada por el hecho de aumentar la flotabilidad y reducir el rozamiento con el agua, no solo te aportará beneficios.

Cuando el traje de neopreno se encuentra entre tus útiles de natación deberás tener en cuenta una serie de aspectos:

Rozaduras con la piel

La utilización de geles o vaselinas en las zonas donde más roce se produce con la piel (cuello, axilas, ingles…) podrá ser de gran ayuda para evitar esas molestas rozaduras.

Resistencia al movimiento

En función del grosor del neopreno, la resistencia podrá ser mayor o menor, pero tus hombros estarán sometidos a una fuerza más grande que cuando nades sin esta prenda. Es importante tenerlo en cuenta pues si no somos conscientes podremos llegar a provocar una lesión en el famoso manguito rotador. Esta podrá desencadenar dolores en toda la articulación que se incrementarán cuando eleves los brazos. Esto irá acompañado, además, de una perdida de movilidad.

Si sufres de dolor alguno de los hombros al moverlos o al terminar tu sesión de natación… ¡toma nota!

En un primer momento podrás reducir el dolor y la inflación con un poco de hielo o con antiinflamatorios, pero en todo caso, siempre deberás acudir a un profesional. En García e Lestón estudiaremos y valoraremos tu condición para buscar un tratamiento adecuado y orientado a una recuperación lo más rápida posible. El reposo activo, la punción seca o la terapia manual realizada por nuestros profesionales te ayudarán a superar mucho más rápido este tipo de lesiones.

¡No dejes de nadar por este tipo de patología, visítanos y pondremos solución a este problema para que puedas seguir disfrutando en el agua!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *