Cosas que no sabes sobre el dolor

¿Qué es el dolor? La Organización Mundial de la salud define el término de dolor como “una experiencia sensitiva y emocional desagradable que se relaciona con un daño real o potencial de los tejidos del cuerpo”.

Si en algo nos parecemos todos los seres vivos es en la repulsa que sentimos por el dolor. Desde el segundo uno en que percibimos esta desagradable sensación solo podemos pensar en cómo librarnos de él, pero por muy odioso que nos pueda parecer, este ha sido una pieza clave en nuestra evolución como seres humanos, pues nos ha ayudado a alejarnos de todo aquello que nos pone en peligro o nos perjudica.

El dolor, además, es una sensación totalmente subjetiva. Es decir, depende totalmente del sujeto y un mismo estímulo producirá sensaciones totalmente diferentes en cada uno de ellos. Esto viene producido porque la interpretación que nuestro sistema nervioso central produce en nuestro cerebro dependerá de factores como la edad, la cultura, los conocimientos, historial clínico…

Y entre otros de los perjuicios que el dolor nos puede acarrear, este hará que envejezcamos más rápido. En el caso de los dolores crónicos, estos podrán acelerar el proceso de envejecimiento humano.

Pero… ¿Quieres saber cómo se produce el dolor? ¡Seguimos!

Nuestro organismo tiene un proceso definido como Nociocepción. Este consiste en la recepción del estímulo, su procesado y la reproducción del dolor que percibimos y las fases de la nociocepción son las siguientes:

 

  • Transducción: En esta fase, el estímulo doloroso (quemadura, por ejemplo) es transformado en una señal nerviosa. Los nocioceptores reciben el estímulo y se encargan de enviarlo a la neurona más cercana para que esta sea capaz de convertirlo en una señal nerviosa.
  • Transmisión: La señal es conducida por el sistema nervioso hasta la médula espinal y el cerebro.
  • Percepción: Es la parte del proceso en la que los individuos percibimos el dolor en la zona concreta. Aquí, es donde el individuo convierte en única la experiencia del dolor, pues dependerá de todos los factores de los que hablamos más arriba.
  • Modulación: En esta fase es en donde entramos en juego los fisioterapeutas, dado que es la parte de todo este proceso en la que se puede aumentar o reducir el dolor gracias a los tratamientos de manipulación.

 

Pon fin de una vez por todas a tus dolores y no permitas que se conviertan en crónicos. Te esperamos para valorar en profundidad tu caso en el Balneario de Arteixo o en Club de San Amaro de A Coruña.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *