Artritis y Artrosis: ¿Cómo diferenciarlas?

Aunque son palabras muy comunes en el día a día, lo cierto es que las personas suelen confundir mucho la artritis con la artrosis y viceversa. En nuestro blog de hoy os contamos en que consiste cada una, te explicamos las diferencias y cómo puedes tratarlas, así que… ¡permanece atento!

Por un lado, la artrosis pertenece al grupo de las enfermedades reumáticas y suele darse en personas de edad avanzada, con obesidad o falta de ejercicio e incluso por malas posturas. Cuando se sufre de artrosis se siente un dolor más o menos intenso y rigidez, ya que se desgasta el cartílago que recubre las articulaciones.

El mayor problema de la artrosis es que no existe para ella una cura específica, aunque sí se pueden reducir los síntomas de los pacientes controlando los factores de riesgo ya mencionados o, en el peor de los casos, sustituyendo el cartílago por una prótesis. Además, tanto en la recomendación de ejercicios como en la rehabilitación post operación, en García e Lestón estaremos para ayudarte.

En cuanto a la artritis:

Al igual que la artrosis, también es una enfermedad reumática, pero, esta vez, afecta a la membrana sinovial y no al cartílago.

La membrana sinovial produce el líquido que actúa como lubricante de las articulaciones y músculos de nuestro cuerpo. Esta membrana puede llegar a romperse, debido a un fuerte golpe o incluso por enfermedades autoinmunes, lo que provoca que no “engrase” las articulaciones y se produzca un dolor que no mejora con reposo además de inflamación frecuente.

La artritis daña la libertad de movimiento de las articulaciones, por eso es importante realizar ejercicios supervisados por fisioterapeutas profesionales y seguir siempre las indicaciones del médico a la hora de tomar antiinflamatorios.

Estas dos enfermedades suelen ocupar el grupo de consultas frecuentes en nuestras clínicas de fisioterapia (tanto la de Arteixo como la del Club del Mar de San Amaro, en Coruña). Si padeces artrosis o artritis, no dudes en acudir a nosotros para mejorar tu calidad de vida, aliviar el dolor y recuperar el movimiento de tus articulaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *