¿Te duele la espalda durante el embarazo? ¡Presta atención!

Durante el embarazo es normal sentir molestias en la zona baja de la espalda, de hecho, el 50% de mujeres en estado de gestación suele padecerlo debido a los cambios que se están generando en el cuerpo, tanto física como hormonalmente. Pero, ¿qué pasa cuando este dolor se agudiza y es continuado? Pues que, seguramente, estés sufriendo lumbalgia.

El bebé, las posturas y los cambios corporales ya mencionados hacen que la curvatura lumbar pueda acentuarse y provocar esta patología, por tanto, es esencial que acudas a un especialista o fisioterapeuta para que tu espalda no quede dañada aún después del parto.

¿Cómo se manifiesta este dolor o molestia?

• Es una situación continua.
• Empeora a lo largo del día debido a los esfuerzos.
• Puede abarcar también la zona pélvica u otros músculos cercanos.

Además, debes tener en cuenta los siguientes factores para no acentuar más el dolor y, por supuesto, evitarlo en el caso de que aún no lo hayas desarrollado:

• Evita el sobrepeso. Mantén una dieta saludable y equilibrada.
• No cargues pesos.
• No utilices zapatos demasiado planos (como bailarinas o sandalias planas, por ejemplo) ni zapatos de tacón.
• Duerme de lado con una almohada entre las rodillas para evitar la carga en la zona lumbar.
• Aplica calor en la zona baja de la espalda para reducir el dolor.
• Realiza ejercicio físico moderado o suave, como, por ejemplo, el yoga. Con esta actividad también podrás prepararte de cara hacia el parto.

Por supuesto, antes de realizar todos estos puntos es necesario que acudas a un buen fisioterapeuta para que te aconseje y realice un análisis de tu situación porque ¡cada embarazo es un mundo! En los centros de fisioterapia de García y Lestón tratamos cada caso con especial rigurosidad ya que conocemos de primera mano la delicadeza que conlleva el embarazo. Trabajar los dolores cuando se está en estado gestante es esencial para mejorar la calidad de vida y, por supuesto, llevar de la forma más cómoda posible todo el proceso hasta su finalización.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *