¿Cómo es la fisioterapia tras una operación de cadera? ¡Descúbrelo!

El aumento en la esperanza de vida es una realidad y el envejecimiento de la población también, algo que ha provocado que en los últimos años hayamos visto como el número de intervenciones en articulaciones como la rodilla o la cadera hayan crecido de manera exponencial mejorando la calidad de vida de muchas personas. Esto es una tendencia se espera continúe creciendo.

Si nos seguís en redes, la semana pasada habéis podido comprobar el compromiso que en la clínica tenemos con los procesos de rehabilitación tras este tipo de intervenciones y si lo recordáis os mostramos el caso de Fran. Si no lo has visto haz click aquí y descúbrelo.

Vayamos al principio. ¿En qué consisten este tipo de intervenciones? ¿Qué es una prótesis de cadera?

En una operación con prótesis de cadera se lleva a cabo una sustitución parcial o total de la articulación en cuestión. Es un procedimiento muy habitual en personas de avanzada edad como consecuencia directa del desgaste de la articulación, aunque esto no impide que también se realice en personas más jóvenes.

Pero… ¿sabías que la rehabilitación puede comenzar incluso antes de la operación?

Si ya sabes que te tendrás que someter a esta operación lo mejor es ponerse manos a la obra. Con una serie de simples ejercicios podrás empezar a mejorar tu recuperación incluso antes de necesitarlo.

Lo primero será prepara toda la musculatura que rodea y que se verá afectada por la intervención. La cadera y la pierna serán el foco de atención. Así mismo, fortalecer el tronco y toda la parte superior no estará de más, puesto que el día posterior a tu salida de quirófano ya estarás caminando con la ayuda de muletas.

¿Y después?

A pesar de ser una operación relativamente sencilla y que a prori no debería presentar mayores complicaciones si todo va bien y las condiciones del paciente son favorables, la rehabilitación será de vital importancia. Aquí es donde se determinará el resultado final de la intervención.

Un proceso de rehabilitación iniciado cuanto antes favorecerá toda la tonificación y el fortalecimiento de los músculos implicados, limitará el dolor y evitará cualquier tipo de atrofia.

Ejercicios como contracciones de cuádriceps, fortalecimiento de glúteos, aductores de cadera o flexiones de cadera y rodilla, siempre supervisados por profesionales será clave en el proceso de recuperación. Del mismo modo, la aplicación de masajes en la pierna, los glúteos y la zona de la cicatriz ayudarán al restablecimiento del bienestar de la zona y el paciente.

En García e Lestón conocemos muy bien la importancia de los procesos de recuperación y rehabilitación por lo que si tienes algún tipo de intervención a la vista, búscanos desde ya y… ¡Manos a la obra! Te esperamos en el Club del Mar de San Amaro o en Balneario de Arteixo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *