Dime cómo teletrabajas y te diré dónde te duele

Si eres de los que le ha tocado lo de trabajar desde casa, comúnmente conocido como teletrabajo, y no tienes muy claro que posturas son buenas para tu espalda, el blog de esta semana es para ti.

Si. Sabemos lo cómodo que estás en el sofá trabajando, o el gustito que da cuando te estiras tras una hora encorvado en la silla, pero te aseguramos desde ya, que no son prácticas para nada saludables y que, casi con total probabilidad te pasarán factura y terminarán provocando una serie de dolencias.

A pesar de que para la semana tendréis un vídeo en nuestras redes con una rutina de ejercicios y buenas prácticas a realizar para evitar todos los inconvenientes que el teletrabajo puede suponer, en el blog de esta semana os queremos dejar a todos un par de consejos para prevenir el desarrollo de dolencias en zonas de la espalda como las cervicales y la región lumbar, que suelen ser las más damnificadas.

Lo primero será establecer un lugar de trabajo fijo que será tú “oficina” en casa. Este lugar deberá permitirte tener una posición lo más correcta posible. Evita sentarte de cualquier modo y nunca te recuestes haciendo que tu cuello tome posturas forzadas o hiperflexiones contra el respaldo de la silla.

Pero… ¿Cuál es la forma correcta de sentarse? Tranquilo, aquí te dejamos una serie de tips para mantener una buena higiene postural:

  • Será importante que, cuando estés sentado, mantengas caderas y rodillas en ángulo de 90º o un poco superior.
  • Si tu silla no es la ideal, o su respaldo está inclinado, siempre podrás compensarlo con un cojín en tu espalda.
  • Utilizar algún objeto, como un libro, te ayudará a elevar la punta de tus pies.
  • Tener la espalda recta y alineada con el respaldo.
  • Intenta no inclinarte sobre la mesa o encorvar los hombros.
  • Si trabajas con un ordenador portátil, de ser posible, intenta elevarlo y utilizar teclado y ratón externos para no tener que bajar la mirada.

Con todo esto, dado que no podremos salir de nuestras casas, mantener una actividad mínima diaria nos ayudará a que nuestro cuerpo no se oxide. Es muy importante que nos mantengamos activos y que establezcamos pausas en nuestro tiempo de trabajo para levantarnos de la silla, estirar las piernas, la espalda y los brazos.

A continuación, os dejamos nuestro último vídeo en el que Martín Lestón, fisioterapeuta, socio fundador y director en García e Lestón Fisioterpeutas del Club del Mar de San Amaro de A Coruña, os da una serie de pautas para movilizar la columna dorsal, la columna lumbar, cintura escapular, cintura pélvica y las caderas.

 

¡Ya no hay excusa! ¡A moverse!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *