Sigue estos TIPS y crea una ensalada perfecta

Seguro que en más de una ocasión, ante la duda de cómo preparar una ensalada perfecta, te has preguntado qué puedes o qué no puedes añadir a una ensalada para que siga siendo saludable y que, al mismo tiempo, esté deliciosa. En el blog de esta semana te enseñaremos a crear ensaladas completas, variadas y con buenos ingredientes. Por supuesto, se trata de una explicación genérica, por lo que el tamaño de las raciones y las cantidades variarán en función de las necesidades nutricionales de cada persona. Despídete ya de la tradicional “lechuga, tomate y cebolla” y vamos al lío: saca papel y boli y anota los siguientes “tips” para convertirte en todo un profesional de las ensaladas.

 

  1. Pon una buena base de vegetales: estos te aportarán saciedad ya que son alimentos ricos en fibra, con alta densidad nutricional y que, además, contienen pocas calorías.
  2. No te olvides de la proteína: dentro de la proteína saludable podrás encontrar alimentos como las olvidadas legumbres, la carne, el pescado, los huevos y los lácteos. Aportarán sabor y, al igual que los vegetales, aumentarán la saciedad de tu plato.
  3. Añade un puñado de cereales y/o frutos secos y semillas: los cereales y tubérculos son una saludable fuente de energía gracias a su contenido en hidratos de carbono. Los frutos secos y semillas son ricos tanto en grasas saludables como en proteína. Las semillas han de ser utilizadas correctamente si se quieren aprovechar sus nutrientes.
  4. Elige un buen aliño: sí, el aliño puede ser la “salsa de la vida”, así que, a partir de buenos ingredientes, incorpora alguno de los aliños que te presentamos.
  5. Usa productos frescos y de temporada: prioriza los alimentos frescos a los procesados y, a ser posible, de proximidad y de temporada. También hay alternativas de algunos alimentos enlatados, en bote o congelados, que incorporan muy buenos ingredientes y son una alternativa que nos puede facilitar el disfrutar de una buena comida sin invertir demasiado tiempo.
  6. Cuanta más variedad de alimentos y colores mejor: como ya os hemos dicho, en la variedad está el gusto y es que con ello no solo haremos que nuestra ensalada se vea mejor, sino que también contribuirá a un mayor aporte de los distintos macronutrientes (hidratos de carbono, proteína y grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales) que necesitas para cubrir las necesidades diarias.
  7. Lava o higieniza bien los vegetales antes de consumirlos: esto es importante para eliminar impurezas y parte de algunos pesticidas u otras sustancias hidrosolubles utilizadas en su producción. Puede realizarse con agua o con lejía alimentaria.

 

No hay excusa, comer bien, sano, fresco y, por qué no, divertido es muy fácil y de la mano de nuestra nutricionista, Eva González, te lo ponemos en bandeja: el aliño es cosa tuya. Visita nuestro Centro Integral de Salud y Bienestar García e Lestón Fisioterapeutas en Arteixo y descubre lo maravillosa que puede ser la nutrición cuando sabes cómo hacerlo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *